BODEGA LA GUARDA

Bodegas La Guarda comercializa sus vinos desde hace más de 20 años en Argentina y exporta a países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Brasil, México, Corea y China.

La topología de San Juan, conocida como “La Tierra del Sol”, comprende montañas, valles y ríos de agua de glaciares de fusión de la Cordillera de los Andes. Estas características crean condiciones únicas para cultivas las mejores uvas y hacer vinos excepcionales.

Lo viñedos cuentan con las siguientes variedades: Torrontés, Chardonnay, Syrah, Malbec, Cabernet Sauvignon y Tannat. La totalidad de las uvas se cosechan manualmente, haciendo del trabajo y la manufactura un verdadero arte.

La bodega tiene una capacidad de procesamiento anual de 2 millones de litros. Se fermentan los vinos en vasijas y depósitos de acero inoxidable y se maduran en roble francés y americano.

Desde la vendimia hasta el embotellado, incluyendo también el embalaje final del producto y el despacho logístico, se tiene un control estricto del proceso, pues no se terceriza ninguna parte del mismo.

UBICACIÓN

La principal zona vinícola de Argentina está situada al este de la Cordillera de los Andes, siendo esta una de las cadenas montañosas más largas y más concurridas del mundo, generando un terreno excelente para cultivo y crecimiento de la vid.

La provincia de San Juan tiene excelentes condiciones para este cultivo. Es el segundo productor de vinos del país. Su frontera con la cordillera es una barrera natural que permite regular el clima. Su rango de altitud es de 700 a 1,400 msnm, con una excelente diferencia de temperatura entre el día y la noche. Los viñedos están ubicados en esta región en los siguientes valles: Tulum (700 msnm), Zonda (1,000 msnm) y Pedernal (1,400 msnm).

Estos factores permiten y facilitan el crecimiento y la calidad de la vid entre cada cosecha, brindando un óptimo y más fructífero rendimiento de la planta.
Debido a las características meteorológicas y geográficas ideales de la región, esta es una ubicación privilegiada para el cultivo de Malbec y Syrah, uvas insignias de esta región.

La región tiene 300 días de sol al año, 20 °C de amplitud térmica entre el día y la noche y solo 150 mm al año de precipitación anual. Estos factores dan como resultado una excelente madurez polifenólica en las uvas. El viento cálido y seco de Zonda reduce la humedad y mantiene las vides saludables y libres de enfermedades. El hielo y la nieve descongelados de los Andes con la fuente más pura para el riego.